El amigo de mi esposa en casa

publicado en: swingers | 0

Todo empezó un viernes nocturno, mi esposa y yo tomábamos una copa viendo una película americana muy erótica, la trama de esta era el voyeurismo, donde al esposo le gustaba ver como se cogían a su esposa, muy interesante. Termino la película y nos fuimos a la cama donde comentamos acerca de la misma y concluimos que fue muy excitante, posteriormente nos encontrábamos en un bar al sur de la ciudad, mi esposa es muy guapa y de buen cuerpo, acaparaba miradas esa noche lo cual me halaga bastante, cuando nos retiramos del bar platicamos que seria una experiencia estupenda hacer lo que habíamos visto en aquella película. Ella es maestra en la universidad, para esto le pedí a mi esposa que vistiera muy sexy en su trabajo y entonces, que sedujera a algún compañero de trabajo o alumno y que lo invitara a casa argumentando cualquier pretexto y pues no tardo mucho ya que mi esposa cuenta con muchos admiradores en su trabajo.

Un viernes esperábamos que llegara el compañero de la universidad al que había invitado, mi esposa vestía una minifalda en color negro, blusa blanca transparente y un pequeño chaleco, tacones altos y medias negras, en eso escuchamos que el llegaba, mientras tanto me metí a la cocina y le puse llave por dentro, tocaron el timbre y efectivamente era su compañero, se saludaron de beso en la mejilla y lo invito a pasar el se sentó en el sillón individual, mientras ella le servia una copa, platicaron de cuestiones laborales y para que esto se pusiera candente pasaron 35 minutos, mi esposa le sirvió otra copa entonces se dirigió donde tenemos un pequeño bar y se inclino para sacar la botella y el no le quito la mirada ya que mi esposa dejo ver todo su lindo trasero y el se puso como nervioso e inmediatamente después de que le dio su copa ella se quito el chaleco, el cual dejaba ver sus lindos senos, ella se sentó en el sillón y cruzo la pierna, pero su compañero no aguanto mas de cinco minutos y se sentó junto a ella y muy nervioso le empezó a tocar las piernas y a besarle el cuello, después le abrió la blusa y le beso los senos, la tomo de los glúteos; el estaba muy caliente, entonces mi esposa saco un condón de su bolsa y se lo dio, él se lo puso y dijo pa´luego es tarde, la puso de perrito y se la empezó a coger desesperadamente, cambiaron posiciones muchas ocasiones y el muy vivo se vino en dos ocasiones. Esa fue la primera ocasión que lo hicimos, ya que después descubrimos que existía el Club SW y así nos hemos hecho clientes frecuentes y pasamos veladas muy intimas y ricas, debemos darles las gracias, no solo por el lugar que existe si no por la seguridad, servicio, discreción etc, etc.